domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadMás de150.000 firmas unen de nuevo en la residencia de ancianos a...
Otro éxito en change.org tras la campaña de una bisnieta

Más de150.000 firmas unen de nuevo en la residencia de ancianos a los nonagenarios Ana y Francisco

Redacción
Más de 150.000 firmas han salvado una historia de amor de más de 70 años, además de abrir un debate sobre el problema de muchas familias de toda España, obligadas a separarse por decisiones puramente burocráticas cuando se les asignan plazas en las residencias de ancianos. La historia de éxito de la campaña es contada por la plataforma change.org elogiando la fuerza del poder ciudadano de historias como la de Ana y Francisco, los dos nonagenarios de la foto de arriba.

Ana y Francisco se conocieron en 1948 (¡hace ya 70 años!) como se conocía antes la gente, a través de encuentros por las calles de un pueblo muy pequeñito llamado Villaralto, en la provincia de Córdoba. Por aquel entonces ambos tenían 24 años y eran pastores. Decidieron casarse y emprendieron una vida que, como todas, ha estado llena de momentos maravillosos, pero también de obstáculos y dificultades (y de largos paseos por las calles de Villaralto, donde todos los vecinos los conocen y aprecian).

Hace poco, la Administración enfrentó a Ana y Francisco al obstáculo más duro: les obligó a estar separados. A Ana le dieron una plaza en una residencia de ancianos concertada en un pueblo que se encuentra a 7 kilómetros del que ha sido su hogar los últimos 90 años. No podía rechazar esa plaza porque si lo hacía le quitarían la pequeña ayuda económica que recibe y eso no podría permitírselo. A Francisco le dijeron que tenía que quedarse en otra residencia en el propio Villaralto y, con una salud deteriorada por la edad, durante los últimos meses no podía trasladarse a la residencia de Ana para pasar el día juntos.

Viendo cómo sufrían, la bisnieta de Ana y Francisco, Irene, inició la semana pasada una petición en Change.org pidiendo a la Junta de Andalucia que sus bisabuelos pudieran disfrutar de su vejez juntos. Desde el primer minuto su historia de amor viajó  por toda España a través de mensajes de Whatsapp y correos electrónicos. En pocos días 150.000 personas habían firmado la campaña y decenas de periódicos y televisiones hablaron de ella.

La presión ciudadana funcionó y la mismísima presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tuvo que responder públicamente a la campaña para anunciar que Ana sería trasladada a la residencia de Villaralto junto a Francisco, para que puedan seguir viviendo en pareja [puedes ver la respuesta de Susana Díaz aquí].

Desde el pasado viernes, Ana y Francisco vuelven a estar juntos y su bisnieta publicó un mensaje de victoria que puedes leer aquí.

De interés

Artículos Relacionados