domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCasos y Muertes
Terrorismo de Estado

Casos y Muertes

Vanity Fea
Comentamos algunas peculiaridades de los datos españoles sobre la pandemia de Covid-19, resultantes de otras dos peculiaridades—la del tratamiento de la pandemia a nivel mundial, y la de la política de despotismo sanitario y de control mediático alarmista de la opinión pública en España, una auténtica política de terrorismo de Estado Sanitario llevada a cabo por el gobierno o gobiernos españoles a través de su cadena de Consejerías, Protocolos, Disposiciones y Responsables.

Datos Covid-19 Junio 2021

 

Aparte de la baja incidencia de la por así llamarla pandemia, un par de cosas llaman la atención en estos datos:

– Sólo el 0,3% de las personas han tenido la enfermedad del Covid (digo según los datos). Los Casos no son casos de enfermedad; son Casos de prueba PCR positiva. Con todo el descrédito sobre el valor diagnóstico de las PCRs que arrojan tantos expertos, empezando por el que las inventó.

– Sólo el 0,002% de la población ha sido ingresada en UCI o UVI por esta enfermedad. Una incidencia pandémica extremadamente baja. A esto podemos llamarlo pandemia si queremos o si así lo acordamos, pero esto hubiera pasado desapercibido como epidemia en cualquier época de la historia de la humanidad. Según la definición tradicional de la RAE, es pandemia una "enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región." Son dos cosas muy distintas, y la OMS ha restringido la definición de pandemia a la primera mitad de esta definición—o sea, mucha extensión global (aun con incidencia baja). Con este criterio, también hay una pandemia de gripe, o de malaria, o de caries, qué sé yo, o de gonorrea. Pero éstas no llevan a histerias políticas ni a vacunaciones obsesivas.  Lo que en ningún caso puede decirse con estas cifras es que el Covid ataca "a casi todos los individuos de una localidad o región". Ni el 0,3% ni el 0,002% son 'casi todos'.  Hay mucho en es este asunto, mucho, de pandemia inducida, o de terrorismo mediático y manipulación de las autoridades, como se ve en el siniestro caso de la mascarilla obligatoria.

– Hay muchísimos más fallecimientos por Covid que ingresos en UCI o UVI por Covid.  Esto sí parece más alarmante: un 0,17 %, es como si en un pueblo de dos mil habitantes un año típico mueren tres personas, y otro año de epidemia mueren cuatro personas, una de ellas por covid. Tampoco es como para encerrar a todo el mundo en casa, me dirán. Pero el caso es que la media de edad de esos fallecimientos por Covid es de unos 86 años. También han muerto jóvenes, pero como mueren jóvenes también de neumonía o de cáncer. La curva de muertes covid sigue la curva de fallecimientos por edad, o sea, que mueren por regla general los ancianos. Porque ataca más a los ancianos, dicen, o porque a los ancianos de 86 años (de media, o sea, también a los de 96) les ataca todo, y a esas edades nos morimos, de esto o de otra cosa o mientras dormimos, qué se le va a hacer.

Lo que no pasa es que se muera la gente por Covid por las calles, fuera de las UCIS. Películas de eso sí nos han enseñado, para crear ambiente y meter miedo, pero eso no pasa. Lo de este gobierno es auténtico terrorismo mediático manipulador, y en eso sólo ha sido el doble de malvado que los otros gobiernos de occidente, que también han sido malvados y manipuladores, guiados por oscuros intereses.

Lo que sí ha pasado aquí es que se han dado órdenes, órdenes nazis, a los hospitales, de no admitir ingresos de residencias de ancianos durante el pico de la pandemia. Ancianos que se han quedado sin atención médica, y se han muerto, o los han sedado directamente por órdenes de las superioridad. Espero que esto llegue a juicio, pero viviendo en el país en que vivo sé que no será así, o que el juicio se amañará en su defecto. Tampoco en los hospitales se ha dado el tratamiento más adecuado, a veces matando a la gente con respiradores, mientras se ignoraba o ridiculizaba la medicación más eficaz contra la inflamación por Covid— hidroxicloroquina, budesonida, ivermectina. Ignoradas por los medios, que sólo tienen una neuroa para las vacunas, nunca jamás para los medicamentos. La profesión médica tiene una grave responsabilidad en su ignorancia, en su seguidismo, y en sus silencios obedientes. Pero bailan bien—eso sí merece aplausos.

Aire y sol son los mejores remedios contra la infección, cosa bien sabida. Pero con las mascarillas y los confinamientos, lo que tenemos es mala ventilación y sombra, por orden del gobierno—este gobierno desconoce la recomendación o la libertad en estos casos—.  Orden del gobierno, y silencio de los expertos, que callan y dejan hacer a los comisarios políticos de las comisiones y Colegios.

El desfase entre muertos e ingresos en UCI se debe en gran medida al pico de la pandemia, de marzo-abril de 2020, cuando las UCIs colapsaron por falta de previsión, por instrucciones confusas o directamente por cierre de instalaciones médicas.  Pero es que además hay otro parámetro oculto, un asqueroso truco del almendruco para crear el efecto pandemia. Y es que se considera muerto Covid, y pasa a engrosar la estadística, cualquier fallecido por cualquier causa que hubiera tenido una PCR positiva reciente. Y en las residencias les han estado haciendo pruebas constantemente, porque el gobierno, los gobiernos, nos han despistado con una quebrada súbita—han pasado de negar la pandemia o minimizarla y desactivar previsiones (provocando el pico de 2020) a, de repente, querer inflar las cifras, tocar campanas de pandemia para justificar el estado de alarma, y pasarnos los casos como si fueran enfermos. Es decir, primero se actuó de brazos caídos, de modo que la incidencia fuera máxima, y luego se amplificó el efecto de terror con un sobredimensionamiento alarmista, con lo que ese "efecto pandemia" parece cien veces más grave de lo que es, y la gente ya no sabe si ha de temer más al virus o a las medidas antivirus.

Felicidades, han logrado desorientar totalmente al personal, y ahora la gente va con mascarilla por la calle creyendo que van a enfermar si se la quitan. Total, que muchos muertos de covid desde la primavera de 2020 no son tales—son casos que se han muerto, como se muere la gente y, créanme, se van a seguir muriendo. Manejando las cifras de esta manera, hay pandemia en cuanto quieran.  Y aun concediendo la buenas intenciones de los responsables en la creación de esta ola de histeria pública "para evitar contagios", hay que decir que han dañado gravemente la salud mental de la población. A la vez que, casualmente o no, se repantingan con más firmeza en sus asientos e instituciones varias.

Estamos gobernados por una alianza de botarates y de psicópatas siniestros. Siniestros ellos, y siniestra la alianza, sobre todo cuando a esto se le suma el material sobre el que se actúa, una población tan borreguna, tan ignorante, tan irresponsable y tan manipulable como se ha echado de ver. El experimento ha sido un éxito total.

 

La pandemia autocumplida

 

 

Dr. Peter McCullough on the Covid Worldwide Conspiracy:

 

—oOo—

De interés

El alarmismo pandémico de la Covid-19

Víctimas de las Vacunas

Artículos Relacionados