domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaCómo hacer que estudiar sea barato
La universidad pública sólo cubre en su tasa el90% del coste

Cómo hacer que estudiar sea barato

Redacción
Aunque la universidad pública apenas cubre el 90% de su coste con las tasas que cobra a los alumnos, incrementadas de media nacional un 33% desde el 2011, cada vez son más los estudiantes o familias que tienen que acudir al endeudamiento para poder permitirse una formación, especialmente una formación universitaria que se suele prolongar en el tiempo y muchas veces exige vivir en otra ciudad. Aquí te damos algunos consejos para optimizar tu dinero.

Alojamiento

Si tienes que alojarte fuera de la casa de tus padres, generalmente tendrás dos opciones: una residencia de estudiantes o un piso. La primera opción, salvo casos subvencionados a los que pocos pueden optar, suele resultar bastante cara. Sin embargo, un piso compartido puede salir bastante barato si llegas a un acuerdo con el casero.

Lo que hacen algunos estudiantes es acordar con el casero una cantidad mensual por toda la casa y pedirle el permiso de poder gestionar los precios del resto de las habitaciones. El propietario gana que tiene los ingresos asegurados y el estudiante, que alquilando las otras habitaciones a un precio más alto, puede reducir lo que paga él. Puedes ahorrar dinero, pero está claro que tendrás más preocupaciones.

Aprobar

Fácil de decir, pero no siempre muy fácil de hacer, lo cierto es que los suspensos implican más años de estudio con los gastos asociados que conlleva, a parte del cargo extra que suponen las segundas y terceras matrículas.

Buscar alternativas a las academias

En ocasiones los estudiantes necesitan clases de apoyo. Lógicamente depende mucho de la materia, pero en casos como el inglés, se pueden encontrar clases muy  baratas de nativos que enseñan por internet (normalmente Skype), en comparación con los precios de las academias.

Hay que tener claro que en principio una academia te da unas garantías sobre el nivel de la clase, y estas son más difíciles de controlar con un profesor que trabaje por su cuenta, pero con un poco de investigación, todo es posible.

Comida

Aunque los comedores universitarios sean baratos, lo cierto es que cocinar en casa es más sano y cuesta menos.

Llevar una dieta equilibrada en la que cocines tus alimentos te ahorrará muchísimo dinero respecto a cualquier menú del día con alimentos de calidad similar.

Dar clases

Si se domina alguna materia lo suficiente, se pueden dar clases a personas más jóvenes, de cursos inferiores, etc.

Es un dinero extra que no vendrá mal e incluso sirve para repasar conocimientos que no se deberían olvidar.

Evita el coche

Hay muchos factores que influyen como el clima, la seguridad y la distancia. Pero una bici de segunda mano puede ahorrarte mucho dinero en gasolina a lo largo del año. Muchas ciudades tienen precios especiales para el transporte público que también pueden ser interesantes. Es cuestión de hacer cuentas, pero si vas solo en el coche a las clases, seguro que hay opciones más baratas. 

Muchos estudiantes tienen que acudir a un préstamo para estudiar, lo que a largo plazo puede suponer un problema. De hecho no es extraño que sea uno de los préstamos que se financian en la reunificación de deudas de muchos consumidores. En este sentido es importante, minimizar los gastos en la medida de lo posible, y ser coherente con el estilo de vida que se lleva.

 

De interés

Artículos Relacionados