lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadRajoy amenaza con terceras elecciones si el PSOE no ofrece estabilidad además...
PP,beneficiado por una ruptura forzada desde regiones pobres

Rajoy amenaza con terceras elecciones si el PSOE no ofrece estabilidad además de abstención

Redacción
Las primeras racciones tras la dimisión de Sánchez ante la ruptura del PSOE como principal partido opositor evidenciaron el beneficio político obtenido por el PP. Mientras Rajoy amenaza con terceras elecciones si el PSOE no ofrece estabilidad a su gobierno además de abstención, según la filtración de EL MUNDO, Podemos e IU declararon que Rajoy sale reforzado. La posición de los 85 diputados del grupo socialista ha sido dejada para el Cimite Federal del PSOE convocado para el sábado próximo.

La principal conclusión inmediata del proceso es que Rajoy y el PP saldrán beneficiados por una ruptura en el PSOE forzada paradójicamente desde las regiones más pobres de España y más perjudicadas por los recortes en sanidad, educación y servicios públicos tras las presiones de las empresas del IBEX35 lideradas por Felipe González y el grupo editor de EL PAÍS, hoy gobernado por empresas como Telefonica, Banco Santander, Caixabank y el banco HSBC, investigadas por blanqueo en paraísos fiscales y por ser de las que más ingresos regulares obtenía el exvicepresidente Rato.

Según EL MUNDO, al PP no le valdría ya solamente con que el PSOE le facilitara mediante su abstención la presidencia del Gobierno. El partido que preside Mariano Rajoy, dice el diario, pediría garantías de gobernabilidad, es decir, apoyo suficiente como para asegurar la estabilidad del Gobierno. En caso de no obtenerlas, previsiblemente el candidato del PP no consideraría factible la investidura porque conduciría a la formación de un Ejecutivo sometido a continuos vaivenes e incapaz, muy probablemente, de aprobar los Presupuestos Generales del Estado. El PSOE en estas circunstancias se enfrentaría a un grave dilema porque con una gestora no tendría candidato para acudir a las urnas, que sería la consecuencia de no aceptar las condiciones del PP. Así las cosas, parece inevitable que el PSOE se vea obligado a aceptar determinadas demandas, que como mínimo pasarán por el compromiso de sacar adelante las cuentas del Estado, insiste EL MUNDO.

Esta posición del PP se apoya en la formulada por el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, al admitir el pasado viernes que los socialistas no están "en el mejor momento" para afrontar unos comicios. "El PSOE tiene dos opciones, o permite la gobernabilidad de Rajoy o vamos a elecciones", concluyó Margallo.

Podemos e IU creen que Rajoy sale reforzado

Las primeras reacciones públicas a la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE por parte de los dirigentes de Podemos e Izquierda Unida coinciden en que Rajoy saldrá beneficiado, porque en Ferraz ha prevalecido el planteamiento más conservador y más proclive a que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, siga en La Moncloa. El líder de Podemos aprovechó para presentar a su formación como única alternativa real: "Se imponen en el PSOE los partidarios de dar el gobierno al PP. Frente al gobierno de la corrupción, nosotros seguiremos con y por la gente", indicó Iglesias en Twitter. "El PP ha ganado la votación en calle Ferraz", escribió Garzón. En la misma línea, Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, destacó que "los partidarios de dar el Gobierno al PP han consumado su golpe de aparato en la calle Ferraz".

El presidente del PP, Mariano Rajoy, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, evitaron pronunciarse sobre la dimisión de Sánchez. Desde Ciudadanos, su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, se limitó a decir que en su formación respetan las decisiones internas del PSOE, y añadió que esperan que los nuevos dirigentes socialistas "estén a la altura para que haya un gobierno, ayudar a desbloquear la situación como hemos hecho nosotros y evitar las terceras elecciones".

La dimisión, en la prensa: roto, el PSOE debe renovarse

Todos los diarios se hacen eco en su portada de la dimisión de Pedro Sánchez y de las consecuencias de su renuncia. EL PAÍS, que destacó en días anteriores por sus reiterados editoriales pidiendo la dimisión de Sánchez, titula "Pedro Sánchez dimite y deja un PSOE más dividido y derrotado"; EL MUNDO,  "Los críticos tumban a Sánchez en un bochornoso Comité Federal"; ABC, "Un PSOE devastado dice no a Sánchez" y "los críticos tumban a su líder tras un Comité agónico", y "El PSOE echa a Sánchez" resume LA RAZÓN. EL PERIÓDICO titula: "Sánchez dimite y los barones se imponen en un PSOE roto". "K.O. a Sánchez. Jornada dramática para el PSOE. El partido exhibió una fuerte división interna en un pulso que tuvo momentos de fuerte tensión", añade EL PERIÓDICO su portada.

Los editoriales de los principales diarios impresos, coincidentes los últimos meses en presionar por la abstención del PSOE para que gobierne Mariano Rajoy, resaltan igualmente la ruptura entre socialistas y la recosidas de renovación:Tras la marcha de Sánchez, urge reparar las fracturas y unir al PSOE (EL PAÍS), El PSOE debe afrontar una profunda renovación (EL MUNDO), Sánchez dimite, pero deja roto al PSOE (ABC), y La dimisión de Sánchez, una buena noticia para el PSOE (LA RAZÓN)

Javier Fernández, partidario de la abstención, presidirá la gestora del PSOE

El presidente de Asturias, Javier Fernández, será ahora el encargado de presidir la comisión gestora que dirigirá el PSOE, según la decisión adoptada por el Comité Federal tras la renuncia de Pedro Sanchez. Según destacan los diarios, Fernández mantiene dentro del partido la condición, incluso entre sus críticos, de referente moral y guardián de las esencias socialistas, pese a que no ha escondido durante sus últimas intervenciones su deseo de que haya Gobierno cuanto antes y su rechazo a que el PSOE pudiera intentarlo con Podemos.

El pasado viernes el presidente del Principado aseguró que le gustaría un acuerdo entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos para gobernar España, pero advirtió de que dicho pacto "no es posible", por lo que las únicas opciones son que gobierne la lista más votada o ir a unas terceras elecciones. Además, rechazó cualquier posibilidad de pactar el Gobierno con quienes quieren fragmentar el Estado.

El próximo sábado, según avanzan los diarios, se volverá a reunir el Comité Federal del PSOE. En esa reunión, apuntan algunos medios, podría dilucidarse ya cuál será la posición del partido de cara a facilitar o no la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno, al tiempo que se decidirá la hoja de ruta para elegir a la nueva dirección socialista.

Se da la paradoja de que, salvo Asturias, donde el PSOE gobierna en minoría, las comunidades autónomas cuyos barones se han destacado en forzar la dimisión de Sánchez, elegido por las bases y cesado por los cuadros del partido, son las regiones más pobres, donde mayor respaldo electoral obtuvo el PSOE las últimas elecciones y cuyos gobiernos socialistas han sufrido y podrían seguir sufriendo los recortes de gastos como salud, educación y servicios públicos, a los que se añadirán pensiones. Los recortes pasados han sido estimados en casi 40.000 millones de euros y los próximos se estiman en al menos 25.000 millones, cantidad similar a los recortes estructurales de gasto público que tiene pendientes España y a la ya asumida vía deuda pública por la quiebra y rescate de Bankia, gobernada por el PP con alguna presencia de consejeros sindicales y socialistas y de IU.

Detalles de la dimisión de Sánchez

La reunión del Comité Federal del PSOE celebrada este sábado se saldó a últimas horas de la tarde con la con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general, tras ser rechazada en una votación a mano alzada por 107 votos frente a 132 su propuesta para celebrar unas elecciones primarias el 23 de octubre y un Congreso Extraordinario el 12 y 13 de noviembre para elegir a la nueva dirección del partido. El día anterior, Sánchez había asegurado que en caso de que esta propuesta no saliera adelante, dimitiría.

El ya exsecretario general compareció ante los medios según los detalles ofrecidos por la prensa para justificar su decisión, argumentando que no podía administrar una decisión que no compartía "porque mis padres me enseñaron que lo más importante es sostener la palabra y defender las convicciones". En este sentido, explicó que, con su propuesta se trataba de aclarar dos cuestiones fundamentales: en primer lugar el liderazgo del partido, que se había "puesto en cuestión" por algunos dirigentes "señalados"; y en segundo lugar, las discrepancias sobre una eventual abstención para facilitar un gobierno del PP. Tras recordar que la posición de su ejecutiva era la de mantenerse en el no a una investidura de Mariano Rajoy y tratar de formar un gobierno alternativo, Sánchez subrayó que su intención final era la de dar la voz a los militantes para que "todos" en el PSOE decidieran la posición a asumir.

Sánchez, además, aprovechó para hacer un llamamiento a la militancia del PSOE, a los "socialistas de corazón, con o sin carné", para que "hoy más que nunca" estén orgullosos de militar en el PSOE. Por ese orgullo, añadió, él mismo prestará su "apoyo leal" a la gestora que dirija provisionalmente el partido, el mismo apoyo leal que "siempre he pedido y que he tenido en muchas ocasiones en los últimos dos años".

Según destaca EL PAÍS, el exdirigente del PSOE no aclaró ayer si su renuncia como secretario general del PSOE conlleva también que deje su escaño en el Congreso de los Diputados. En principio, según apunta el diario, la gestora que dirija el partido propondrá cambios en la dirección del grupo parlamentario, de la que Sánchez saldría. Tampoco dejó claro, en su comparecencia sin aceptar preguntas ante la prensa, si se presentará al próximo proceso de primarias.

Jornada de fuerte tensión en la sede de Ferraz

La dimisión del hasta ahora secretario general del PSOE se produjo después de que la reunión del Comité Federal del PSOE se prologara durante más de 12 horas en un ambiente de enfrentamiento total entre partidarios y detractores de Sánchez. Poco antes de que se produjera la votación a mano alzada, el sector crítico rechazó otra votación secreta promovida por los seguidores de Sánchez por considerarla poco rigurosa y contraria al espíritu democrático de la reunión.

El asunto era el mismo: la fecha del próximo Congreso Federal extraordinario, que los afines a Sánchez deseaban celebrar en las próximas semanas, con primarias a la Secretaría General el 23 de octubre y el congreso los días 12 y 13 de noviembre. Ese intento de votación se detuvo entre gritos de "¡pucherazo, pucherazo!" provenientes del sector crítico. En paralelo, los integrantes del sector crítico anunciaron el comienzo de una recogida de firmas para activar una moción de censura contra el hasta ayer secretario general del partido, al que consideraban deslegitimado por completo desde que el miércoles quedaran vacantes más de la mitad de los asientos de la Comisión Ejecutiva Federal a consecuencia de la dimisión de 17 miembros del sector contrario a Sánchez, una maniobra que buscaba precisamente forzar la salida del líder socialista.

A lo largo de la jornada se habían producido ya numerosos altercados entre partidarios de Sánchez y el denominado sector crítico, mientras en la calle decenas de manifestantes reproducían los enfrentamientos, pese a que la sede socialista estaba siendo custodiada por agentes de la Policía. Algunos miembros del sector crítico, incluso, fueron increpados y zarandeados. Hasta la constitución de la Mesa del Comité Federal, que no se acordó hasta las 13.00 horas, los asistentes discutieron enconadamente sus propuestas sin llegar a ningún acuerdo.

Los leales a Sánchez querían seguir adelante con el calendario que preveía primarias el 23 de octubre y Congreso Extraordinario a mediados de noviembre. Los partidarios de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que se negaban a reconocer la Ejecutiva en funciones del ya ex secretario general, reclamaban votar la creación de una gestora o convocar de inmediato a la Comisión de Garantías. Solo a las ocho de la tarde se llegó al acuerdo de votar a mano alzada la propuesta de Sánchez, que concluyó, finalmente, con su dimisión, aunque no consiguió que cesaran los enfrentamientos y altercados en la calle.

La preocupación de los líderes territoriales, destacan los medios, se centraba ayer en el hondo enfrentamiento que ha quebrado la unidad del PSOE y, sobre todo, ha dividido a los militantes socialistas. El ambiente de tensión que se vivió ayer dentro y fuera de la sede socialista, resalta EL PAÍS, fue la muestra visible de la honda fractura que recorre el partido.

 

De interés

Artículos Relacionados