sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUn acuerdo poco ambicioso termina con la huelga de camioneros
Blog: Economía sin dirigir

Un acuerdo poco ambicioso termina con la huelga de camioneros

Iván Campuzano, Economista
Hace unos días se conocía el dato: 3 de cada 4 camioneros en España supera los 50 años, y esto sumado al dato que daban desde Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER), la necesidad de camioneros se va a hacer evidente durante los próximos años requiriendo hasta 15.000 nuevos camioneros.

Durante los pasados meses asistíamos a un espectáculo dantesco en Reino Unido, donde la escasez de camioneros provocó la necesidad de militarizar parte de sus convoyes transporte para poder suministrar gasolina, algo esencial para cualquier país, y esto precisamente ocurrió por la falta de transportistas. La logística es clave en el mundo de la inmediatez.

Este acuerdo trata varios puntos que históricamente han sido reivindicaciones del sector, y que eran líneas rojas, alguna de difícil cumplimiento y de aun más difícil implementación. Es el caso de una de las medidas estrella del acuerdo: los camioneros no tendrán que participar en los procesos de carga y descarga de los camiones, un proceso en el cual hasta ahora tenían que trabajar incluso después de conducir largas jornadas. Sin duda, tiene sentido y es comprensible la medida. Pero su aplicación se entorna realmente compleja y difícilmente se llevará a la práctica en muchos casos. Se permite la misma práctica, siempre y cuando venga estipulado en el acuerdo que se firme con el camionero al contratarle, y eso es tan fácil como un trámite burocrático en la contratación.

En esta medida la única forma que habría de solucionar realmente este problema pasa por la contratación de más gente en los nodos logísticos o por que la propia empresa de camiones contrate un ayudante y que en ambos casos ayuden en la labor de carga y descarga la mercancía. Incluso en el caso en el cual los camioneros están dispuestos a hacerlo a cambio de una subida de sueldo, afectara a una subida de precios en el transporte.

Otra de las medidas es la cláusula de estabilización del precio del gasóleo, que permitirá tener unos precios más claros a la hora de la contratación, pero sobre todo permitirá el poder imputar las subidas de precios que ha habido durante este año casi el 40% en los carburantes a las empresas contratantes. En algunos casos incluso esto ha provocado que sea más barato tener el camión parado que funcionando, como comentaban las asociaciones de camioneros.

Todas estas medidas, las anteriormente mencionadas o aquellas que van dotadas de un carácter económico, como son la digitalización que tiene incluida una partida de 140 millones de euros, o la construcción de zonas seguras para que puedan operar los camioneros por importe de 20 millones de euros, son simplemente parches: para una realidad no muy lejana, hacen falta camioneros. 

Hace unos días se conocía el dato: 3 de cada 4 camioneros en España supera los 50 años, y esto sumado al dato que daban desde Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER), la necesidad de camioneros se va a hacer evidente durante los próximos años requiriendo hasta 15.000 nuevos camioneros.

La pregunta que surge obligadamente es ¿Se han tomado con este acuerdo las medidas adecuadas para solucionar esta carencia?

Las medidas al respecto que se están tomando son erróneas, y sobre todo escasas. Por ejemplo, España tiene 165.445 kilómetros de carreteras, ¿Es acaso posible con 20 millones de euros darles seguridad y tranquilidad a los conductores?. Claramente no, y es que un área de descanso por sí sola no es rentable. Tampoco es posible mantenerla en el largo plazo a costa del Gobierno: se debe fomentar la iniciativa público-privada para poder complementar estas áreas de descanso con servicios complementarios que permitan su viabilidad en el largo plazo.

Otro de los puntos no tratados en la reunión es la propia coyuntura del mercado, ¿Qué se puede hacer cuando cada vez se ve “transporte gratis” como reclamo publicitario?. Poco o nada: al final la demanda del mercado es evidente, y si alguien cobra hoy en día aunque sea un euro por el transporte puede provocar pérdidas de clientes.

Entre la falta de iniciativa del Gobierno y la dificultad para generar ingresos, puesto que los portes tienen una tendencia a 0, es muy difícil paliar el principal problema: los sueldos. Un camionero no esta bien pagado para su labor. Con casi un 40% de tasa juvenil de paro, si estuviera “decentemente pagado”, no nos tendríamos que preocupar por la escasez de camioneros en un futuro.

Textos relacionados:

De interés

Artículos Relacionados