jueves,27 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOrganizacionesInclusión financieraLos grupos bancarios de las cajas dicen aportar a la economía española...
Tras las críticas por reducir su Obra Social al convertirse las en bancos

Los grupos bancarios de las cajas dicen aportar a la economía española un 32% más que en 2019

Los grupos bancarios de las antiguas cajas de ahorro, entidades adheridas a CECA, aseguran que su impacto en la economía en 2020 fue de 233.905 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 32% con respecto a la cuantía alcanzada en 2019. Dicen así "afianzar su compromiso con la inversión socialmente responsable" en un informe en su tercer informe anual después de ser criticadas por reducir a casi un tercio su Obra Social.

Los datos se recogen en el ‘Informe de impacto de las entidades adheridas a CECA durante el año 2020’, aún no disponible íntegramente en Internet, que ha elaborado KPMG por tercer año consecutivo, después de que las entidades de CECA (CaixaBank, Kutxabank y Cajasur Banco, Abanca, Unicaja Banco, Ibercaja Banco, Caixa Ontinyent, Colonya Pollença y Cecabank) fueran criticadas por ADICAE y otros medios a raíz de que su conversión en bancos redujo hasta casi un tercio sus obras sociales al menos durante los primeros años de la pasada crisis.

El estudio, que ha sido presentado por Jerusalem Hernández, socia de Sostenibilidad y Buen Gobierno de KPMG, destaca que esta aportación equivale al 19% del PIB de España, un incremento de 5 puntos porcentuales en comparación con el
ejercicio anterior.

El impacto reflejado es fruto de su actividad corporativa, que incluye el pago de salarios y las compras a proveedores; de la dinamización derivada de la financiación concedida por estas entidades a familias y a empresas; y también de su contribución social a través de proyectos de acción social, protección al entorno o innovación.

La financiación como impulso de la actividad 

El 56,1% de los 212.500 millones de euros de financiación concedida –-es decir, 119.152 millones de euros–, corresponde a la financiación directa concedida. El impacto indirecto, que tiene que ver con la incidencia de la financiación de las entidades asociadas, es el 22,2%, 47.110 millones. La cantidad se corresponde con la actividad generada en el primer y segundo nivel de la cadena de proveedores de los receptores de la financiación. Por último, el impacto por la actividad inducida, que hace referencia al resto de la cadena de proveedores, asciende a 46.244 millones de euros, el 21,7% de la financiación concedida

En total, de acuerdo con el documento elaborado por KPMG, el impacto de la
financiación concedida equivale a sostener 845.838 empresas. En este sentido, el
informe recoge que durante los momentos más complicados de la pandemia se
movilizaron 33.108 millones de euros en líneas ICO.

En cuanto a la actividad corporativa, que incluye el pago de salarios y las compras a
proveedores, el impacto en el periodo fue de 21.398 millones de euros, en línea con el
ejercicio anterior, que supone el 46,5% del PIB del sector financiero. El desarrollo de
esta actividad ha generado un impacto real en la economía española como consecuencia
de incentivar el consumo de los hogares a través de los sueldos y salarios netos (7.642
millones de euros), e impulsar los proveedores nacionales (7.209 millones de euros).
Estas cifras muestran un incremento del 2,2% y del 7,8% respectivamente en
comparación con el ejercicio 2019. El resto de la cuantía asociada a este capítulo se
debe al Excedente Bruto de Explotación, es decir, a la diferencia entre el valor de
producción y los consumos intermedios.

Por sectores, la actividad corporativa tiene un destacado efecto impulsor en el propio
sector financiero, en el que se calcula una dinamización superior a los 2.300 millones
de euros. En segundo lugar, la industria registra un impacto de 2.143 millones de euros,
equivalente al 17,2% del valor añadido bruto de la industria manufacturera de vehículos
de motor. A continuación, la actividad inmobiliaria y la construcción se sitúan en tercer
lugar al estimarse un impacto de 1.978,5 millones de euros. Así, estos sectores acaparan
el 43% del impacto generado por la actividad corporativa de las entidades.

Foco en el cliente y financiación sostenible

En 2020 se destinaron casi 82.100 millones de euros a la financiación al consumo de
hogares, pymes y autónomos. La cifra supone un incremento de más de 6.300 millones
con respecto al ejercicio 2019. Por una parte, se han destinado 55.207 millones de euros
a pymes y autónomos, lo que supone el 41,5% del total de la financiación nacional de
estas entidades. Por otro lado, la financiación al consumo de hogares asciende a 26.876
millones, mientras que los créditos hipotecarios y préstamos para reforma de vivienda
suman aproximadamente 17.730 millones de euros.

El documento presentado hoy refleja también que el Sector CECA sigue la tendencia del
mercado en lo referente a inversiones responsables, ya que las entidades adheridas han movilizado el 69% de la emisión de bonos verdes, sociales y sostenibles en España. Así, en 2020, el volumen de emisiones de este tipo de productos movilizado por las entidades adheridas ascendió a 10.400 millones de euros, incluyendo emisiones y actuaciones como colocadores. Estos bonos han sido principalmente destinados a la financiación de proyectos de energía renovable y eficiencia energética, y a la lucha contra las repercusiones sociales de la COVID-19. Solo la movilización destinada a energías
renovables ha superado los 6.093 millones de euros por medio de programas de Project
Finance a través de 108 operaciones.

Por otro lado, la inversión socialmente responsable también se ha incrementado. De
esta forma, el volumen total de activos en Inversión Sostenible y Responsable (ISR) en
2020 que las entidades del Sector CECA gestionaron con criterios ASG fue de 180.595 millones de euros. La cifra supone un 12,5% más que en 2019 y el 79% de la inversión
ISR en activos nacionales.

Contexto económico post-pandemia

Por su parte, Santiago Carbó, director del Área Financiera y Digitalización de Funcas,
explicó que el contexto económico sigue siendo desafiante y plantea retos para
gobierno, bancos centrales y empresas financieras y no financieras. En sus palabras “La generalización de los cuellos de botella, especialmente acuciantes
en las economías avanzadas, y el encarecimiento de la energía restan vigor a la
recuperación global a la vez que intensifican las presiones inflacionistas.” Asimismo,
añadió que “se observa un desacople de políticas monetarias y no se esperan subidas de
tipos de interés en la eurozona (sí en Estados Unidos y ya se han producido en el Reino
Unido) antes de 2023, por lo que los bancos europeos tendrán que seguir lidiando con
márgenes de intereses muy estrechos”.

La  CECA es la asociación bancaria que defiende los intereses de las cajas de ahorros y los bancos creados por ellas y promueve la misión que desempeñan a través de su actividad financiera y su Obra Social.

Noticias relacionadas:

 

De interés

Artículos Relacionados