sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaFuerte baja del paro juvenil en diciembre y van 10 meses de...
Cae en 22.848 jóvenes (-9,31%), 5 veces más que la reducción del desempleo entre los mayores de 25 años.

Fuerte baja del paro juvenil en diciembre y van 10 meses de mejora, aunque sin los récord históricos que se atribuye el Gobierno

El paro se redujo entre febrero y diciembre, y van 10así 10 meses consecutivos, casi un millón de personas (línea roja del gráfico superior), tanto como lo que aumentó desde enero hasta terminar diciembre del primer año año de la pandemia (2020, en la línea verde). Pese a lo discutible de los 2 récord históricos que se apunta el Gobierno, lo relevante es que casi un tercio de la reducción de todo el paro ha sido además entre los jóvenes o menores de 25 años, donde cayó ese mes en 22.848 personas (-9,31%) respecto a noviembre, cinco veces más que la reducción del desempleo entre 25 y más años, el -1,84%, equivalente a 53.934.

Los desempleados registrados en las Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo al finalizar diciembre eran así 76.782 menos que el mes anterior (-2,41%), si bien en términos desestacionalizados fue de 40.832 personas, según informó también el Ministerio de Trabajo utilizado a este último respecto los mismos coeficientes que en la publicación técnica Síntesis de Indicadores Económicos del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

La mejora del empleo (no así la de sus rentas)  supera en sus tres indicadores principales su punto álgido de la primavera del 2017, fecha a partir de la cual empezó un declive previo a la pandemia

Esas series corregidas de calendario y efectos estacionales reafirman efectivamente en las otras dos grandes estadísticas del mercado laboral (encuesta de población activa o EPA y afiliaciones a la Seguridad Social) que la actual coyuntura de la ocupación  (no así la de sus rentas percibidas) es ya mejor que en su punto álgido de la primavera del 2017, fecha a partir de la cual empezó un declive también cuantitativo del número de empleos, precipitado a partir de marzo de 2020 por la Covid.

 

Con su última merma, el paro afectaba al entrar 2021 a 3.105.905 personas, mientras en diciembre de 2020 subían en 36.825 personas en relación al mes anterior. El descenso total respecto a diciembre de 2020 ha sido de 782.232 personas(-20,12%), tasa de reducción que recuerda la de algunos meses de 2017 con el último Gobierno del PP de Rajoy,  cuando la caída se prolongó por más de los 10 meses que ahora reivindica también como récord el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos presidido por Sánchez.

Entre los jóvenes menores de 25 años es donde más descendió el desempleo en diciembre. Por ello, el colectivo mas beneficiado ha sido el de sin Empleo Anterior (-6,13%, equivalente a 6.702 personas menos), tasa de reducción superior al doble que la aportada por la agricultura (-3,02%, equivalente a 4.530) y mucho más  los servicios (9 (-2,88%, equivalente a s 64.809), siendo en la industria de (-0,68% o 1.754 personas).

En los últimos diez meses el paro juvenil acumula un descenso de 143.809 personas, para situarse según el Gobierno en 222.594 jóvenes, cerrando el año con la cifra más baja en un mes de diciembre de toda la serie histórica.

Frente a ese nuevo récord histórico que vuelve a aproximar al triunfalismo infundado las valoraciones oficiales del Gobierno, las propias estadísticas de Trabajo desmienten esa afirmación difundida desde Trabajo y la Moncloa. Lo cierto es que el mínimo de paro juvenil se alcanzó sólo en la serie disponible de los últimos 21 años en julio de 2007: un total de 220.524 parados con menos de 25 años, de ellos 106.153 varones y y 114.371 mujeres; es decir, 48,14% hombres y 51,86% mujeres

Desde ese mínimo del primer gobierno socialista de Zapatero, el máximo se alcanzó en marzo de 2011, ya avanzada la crisis financiera mundial que empezó cercano el final de su segundo mandato: 508.879 parados menores de 25 años, de ellos  273.898 hombres y 234.981; es decir, con una proporción femenina que se había reducido esos 4 años al 46,17% mujeres.

No obstante,  si en vez de utilizar esas cifras absolutas se toman las tasas relativas de desempleo sobre jóvenes en el mercado de trabajo, el máximo de paro juvenil alcanzó en 56% en marzo de 2014, ya en el tercer año de gobierno del PP de Rajoy. Desde entonces, la coyuntura internacional y las limitaciones metodológicas de las estadísticas han contribuido a situar en diciembre de 2021 la cifra de paro juvenil en 222.594 personas, de ellas 114.047 varones y 108.547 mujeres.

Sin algunas de esas limitaciones estadísticas, las propias cifras del Ministerio de Trabajo señalan que al terminar diciembre eran demandantes de empleo menores de 25 años 330.281 personas,  aunque por diversos motivos casi 110,000 no entraban en las definiciones de parados,  44.401, de ellos porque estaban ocupados aunque buscaran empleo y el resto por otros problemas de disponibilidad.

Con esos 330.281 demandantes de empleo menores de 25 años y los 4.518.519 demandantes del resto de edades (1.202.134 de ellos también ocupados y otros tantos no disponibles por diversos motivos, el total de demandantes reales de empleo se aproximaba al terminar diciembre a los 5 millones de personas de los 6 millones que llegó a haber en los peores momentos de la pandemia. Pero de ese total efectivo de 4.848.800 personas que siguen como demandantes de empleo quedan oficialmente parados registrados sólo 2.883.311 personas en virtud de las limitaciones de la definición como la edad legal para trabajar y la disponibilidad para incorporarse al puesto deseado.

Otro freno de cualquier triunfalismo es que más de un millón de los parados oficialmente registrados no reciben ingreso económico alguno del sector público. El total de los beneficiarios por algún tipo de ayudas o subsidios fue en noviembre (ultimo mes con datos completos) de 1.821.130, casi la mitad de ellos con subsidios (822.058) y otros 773.518 con prestaciones contributivas o para las que habían cotizado, otros 132.201 Renta Activa de Inserción y 93.350 Subsidio Eventuales Agrarios.  En el cuadro que sigue pueden verse las cuotas de solicitudes y altas  por tipos de prestaciones en noviembre, así como su plazo de reconocimiento, menor a 5 días en todas las comunidades excepto 4 con otros plazos muy variables:  22 días en La Rioja, 11 en Melilla, 7 en Madrid y 5 en Cataluña, mientras en Asturias, Cantabria y Extremadura fue de algo menos o algo más de un dia, respectivamente.

La cuantía media de la prestación contributiva en ese mes de noviembre con datos completos fue de 794,1 euros, aunque con  oscilaciones por comunidades y provincias: desde un mínimo de 794,1 en Badajoz hasta un máximo de 1001,4 en las illas Baleares.

Esas prestaciones contributivas aportaron la gran mayoría del gasto en todo tipo de ayudas económicas a los parados: 1.236,2 millones de euros de los 1.849,9 a que ascendió su coste por todos los conceptos. Los gastos totales de noviembre de 2021 fueron un 23,9% menores que el mismo mes del año anterior. El importe mensual en prestaciones ERTE en noviembre fue de 117 millones de euros, nuevo mínimo desde que comenzó la pandemia.

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de noviembre de 2021 ha sido de 1043,2 euros.

En términos interanuales, en 2017 (último año completo de gobierno del PP)  la reducción del paro durante diciembre fue no obstante del -7,84, la menor de los doce meses del año frente a su máximo del -11,06 de mayo. Esa tasa de reducción interanual fue desacelerándose los dos años siguientes hasta que en los meses anteriores a la pandemia llegó a su mínimo del -0,97, para luego convertirse en tasas de crecimiento interanuales del paro superiores al 20% entre abril de 2020 (primer mes completo de confinamientos) y julio 28,08%, pero en marzo y abril últimos el ritmo interanual de crecimiento del paro se redujo al 11,31 y 2%. A partir de mayo pasaron a negativas (reducciones del paro) como antes de la pandemia, acelerándose esas reducciones por encima del 10% a partir del verano,  para llegar a un recorte máximo del 20,12% en diciembre último, del doble que sus reducciones en los mejores meses de 2017, abril-junio, cuando la caída máxima la marcó mayo con el -11,06).

Dice también el Gobierno al presentar las cifras de diciembre pasado con olvido de todo el año 2017 que hay un nuevo récord al acumular diez meses consecutivos de descensos, el periodo más largo de la serie histórica en el que la bajada total de parados es de 902.884 personas.

El paro baja, sobre todo, entre las mujeres con 64.225 (-3,40%) paradas menos en relación al mes de noviembre. El total se sitúa en 1.824.032. Desde el mes de febrero, el número de mujeres en paro se ha reducido en 480.747. Hay, por tanto, 72.040 desempleadas inscritas menos que al inicio de la pandemia.

El desempleo masculino desciende en 12.557 (-0,97%) hasta un total de 1.281.873 hombres registrados en los servicios públicos de empleo.

El paro registrado de diciembre baja en 16 Comunidades Autónomas, sobre todo Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía

El paro registrado en el último mes de 2021 baja en 16 Comunidades Autónomas. Las caídas más importantes se registran en la Comunidad de Madrid (-24.380), la Comunidad Valenciana (-18.242) y la de Andalucía (- 14.607).El términos interanuales, el paro desciende en todas las comunidades autónomas de manera notable.

Los contratos de diciembre pasado aumentaron un 24,09% sobre el mismo mes del año 2020, y los acumulados del año el 21,58%

El número total de contratos registrados durante el mes de diciembre ha sido de 1.681.550. Supone una subida de 326.403 (24,09%) sobre el mismo mes del año 2020. La contratación acumulada en el año 2021 ha alcanzado la cifra de 19.384.359 con 3.441.298 contratos más (21,58%) que en el año anterior.

En diciembre de 2021 se han registrado 173.784 contratos de trabajo de carácter indefinido, el 10,33% de todos los contratos. En magnitudes acumuladas, se han realizado 2.113.341 contratos en los doce meses de 2021. Representan un incremento de 567.731 (36,73%) sobre el mismo periodo del año 2020.

Los contratos indefinidos del mes de diciembre se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 109.933 a tiempo completo y 63.851 a tiempo parcial. El resto de contratos, hasta completar el total de 1.681.550 del mes de diciembre de 2021, son 8.823 de carácter formativo y 1.498.943 otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan los Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 29,10% seguidos por los de Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 25,87% del total de todos los contratos. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 29,59% del total.

La Seguridad Social suma 70.814 afiliados en un mes, 362.613 más que antes de la pandemia

El número de afiliados a la Seguridad Social en términos desestacionalizados se situó en 19.842.427 personas en diciembre. Supone el nivel de afiliación más alto registrado en la serie y supera en 362.613 personas la cifra de ocupados de febrero de 2020, mes previo al inicio de la crisis sanitaria por la COVID 19.

En diciembre, la afiliación creció en 70.814 trabajadores respecto al mes anterior (un 0,36% más), lo que supone la mayor subida en ese mes. Se acumulan así ocho meses consecutivos de incrementos, que suman un total de 822.802 ocupados más al sistema desde el mes de mayo, y se recupera la tendencia de creación de empleo previa a la pandemia.

Afiliación ajustada de estacionalidad

Descontando la estacionalidad y el efecto calendario, se han producido aumentos en Servicios (78.871), Industria (4.511) y Construcción (6.572). La rama de la Industria ha crecido de forma consecutiva en todos los meses desde junio de 2020, mientras que la Construcción lo hace desde febrero de 2021 y Servicios, desde mayo del pasado año. Agricultura pierde 6.682 afiliados por el fin de la mayoría de las campañas agrícolas.

Serie histórica de afiliación media por actividad económica y relación laboral con ajuste estacional

Por su parte, el número de asalariados aumentó en 65.323 trabajadores respecto a noviembre, mientras que el de no asalariados lo hizo en 4.034 personas. Este colectivo crece de forma ininterrumpida los últimos 14 meses.

El crecimiento de las afiliaciones en los últimos 12 meses ha sido de 777.000

En los últimos doce meses, la afiliación en términos desestacionalizados ha crecido en 777.160 personas. Geográficamente, todas las provincias han cerrado con un crecimiento del número de afiliados a la Seguridad Social. En la mitad de ellas, el crecimiento de los afiliados en este año ha sido superior al 4%.

Mapa de evolución del número de afiliados por provincia

En el último año y sin ajuste estacional, la afiliación ha crecido en 776.478 personas, lo que supone un aumento del 4,08% del número medio de trabajadores. Los sectores que han registrado mayores aumentos respecto al mismo mes del año pasado en el Régimen General son Hostelería (17,77%), Actividades Artísticas, Recreativas y de Entretenimiento (16,24%) Información y Comunicaciones (8,78%) y Actividades Profesionales Científicas y Técnicas (6,84%).

En cuanto a los territorios, en los últimos doce meses han incorporado ocupados todas las comunidades autónomas. Destaca el aumento de afiliados a la Seguridad Social en Canarias (6,43%), Islas Baleares, con un 5,52%, y la Comunidad de Madrid (4,97%).

Noticias relacionadas:

 

De interés

Artículos Relacionados